.

UN ESPECTÁCULO
representativo del mejor

Flamenco de Granada

Tangos flamencos granadinos, fandangos del Albaicín y detalles de la Zambra junto al floclore granadino y un sentido homenaje a los cantes populares recogidos por Federico García Lorca dan forma a un espectáculo único.

Un espectáculo esencial del flamenco universal

Vive el Flamenco en un espectáculo que reúne a grandes artistas del Flamenco en Granada. Forman el Elenco un total de doce artistas, dirigidos por el gran Raúl Alcover.

GUIÓN Y DIRECCIÓN: Raúl Alcover

HORARIO:21:00 hrs

ELENCO: Cristina Aguilera, Raul Molina (Mikei), Aroa Palomo, Miguel Ochando, Alvaro Martinete, Antonio la Luz, Irene Rueda, Antonia Heredia, Eloy Heredia, Angel Bocanegra y Benjamín Santiago (El Moreno).

Información

Manuel de Falla lo dijo: “Granada ha sido el punto principal donde se fundieron los elementos que han originado así las danzas andaluzas como el Cante Jondo, aunque posteriormente se hayan creado formas y denominaciones especiales de estos cantos y danzas en otros lugares de Andalucía, e incluso haya sido en ellos donde mejor se han conservado”. Desde 1530 tenemos datos ciertos del baile gitano en Granada:
Mayas, Heredias, Cortés… Pero no es hasta el último tercio del siglo XIX que aparece un grupo importante de cantaores y guitarristas granadinos. Desde 1870 a 1885 renace el flamenquismo en la sociedad granadina.
Lo hace, ligado a la aparición del Café cantante. Pero el cante y toque jondo seguían conviviendo generalmente en los estratos más humildes. El cante granadino tomó altura y desarrollo a partir de la creación de la primera Zambra gitana de los tiempos nuevos. La Zambra era la fiesta, con bailes y alboroto, delos moriscos y gitanos andaluces.
En ella se adivinan el baile dramático y los ritos oscuros, expresados en diferentes danzas simbólicas: La Albolá, la Cachucha y la Mosca, que escenifican la Boda Gitana. Así, se forman las primeras dinastías artísticas gitanas.
Hoy son nombradas las Zambras de María La Canastera, La Rocío, Los Tarantos, La Venta del Gallo, Albayzín, Templo del Flamenco, Casa del Arte y Jardines de Zoraya. Un momento cumbre en el devenir de la Granada Flamenca ocurre con la Organización del Primer Concurso de Cante Jondo en 1922, de la mano, entre otros, de Manuel de Falla y Federico García Lorca. En Granada se cantó jondo, se bailó y se tocó la guitarra con maestría desde tiempos muy remotos, pero con recato. Y por un sentido valorativo del propio arte, no se comercializó, no se puso en venta para los desconocidos, sino que era un regalo apreciado para los miembros de los círculos íntimos y también una manifestación solitaria. Los granadinos se acogen a aquello que diría Alejandro Dumas: “Si dejáis traslucir vuestra necesidad, nadie os dará nada”. Y Lorca sentencia: “La sustancia entrañable de la personalidad de Granada se esconde en los interiores de las casas”. Granada, por tanto, renuncia a la ambición y a la gloria. Pero a pesar de todo, el Sacromonte gitano continuó ampliando su nómina de excelentes cantaores, guitarristas y bailaores: La Jardín, María La Canastera, Juanillo El Gitano…y más cercanos, entre otros: María La Coneja, Toni Maya y Curro Albayzín (“rapsoda”, escritor e investigador de las Zambras).
Basta echar una ojeada a los nombres más importantes del Libro de Oro del Flamenco para comprobar que en Granada han nacido muchos de ellos: los cantaores y cantaoras Frasquito Yerbabuena, Enrique Morente, Juan Pinilla, Marina Heredia, Montse Cortés, Estrella Morente, Chonchi Heredia… bailaores y bailaoras como Mario Maya, Mariquilla, Manolete, Eva la Yerbabuena, Juan Andrés Maya, Rafael Amargo, Manuel Liñán, La Moneta, Tatiana Garrido, Maripaz Lucena… y los guitarristas Juan y Pepe Habichuela, Marote, Manuel Cano, los hermanos Paco y Miguel Ángel Cortés, Miguel Ochando y Luis Mariano Renedo.
La lista sería interminable. Existe, por último, un repunte muy esperanzador en la nueva savia de artistas flamencos de Granada. Muchos de ellos, procedentes de importantes dinastías, hijos, nietos… son parte de los que incorpora nuestro espectáculo. Tangos Flamencos granadinos, Fandangos del Albayzín y detalles de la Zambra propiamente dicha junto a estilos del folclore granadino y un sentido homenaje a los cantos populares recogidos por Federico García Lorca, dan forma a un espectáculo único representativo del mejor Flamenco de Granada y por tanto universal, esencia de la que se nutre la evolución y en la que se apoya el futuro de este arte, que aúna sentimiento, raíces, autenticidad, belleza, cante, baile, ritmo y colorido: LA GRANADA FLAMENCA.